Esclerosis Múltiple EM en la Argentina

Se calcula que hay más de 8.000 pacientes que padecen y conviven con esta enfermedad en la Argentina.

La esclerosis múltiple (EM) o esclerosis en placas, es una enfermedad del sistema nervioso central (SNC). Lesiona la vaina protectora de las libras nerviosas (mielina) influyendo negativamente sobre las funciones motoras, la sensibilidad, el equilibrio, la palabra, la visión y el control de los esfínteres.

Aparece generalmente entre los 15 y 50 años. Afecta con más frecuencia al sexo femenino que al masculino. La enfermedad no es hereditaria, aunque su prevalencia aumenta en familiares de personas con EM (de 10 a 40 veces más).

Las causas de la EM no se han establecido todavía por completo, aunque es muy probable que sean de origen autoinmune. Esto significa que, por motivos todavía no completamente conocidos, el sistema inmunológico destinado a la defensa del organismo, agrede erróneamente a la mielina, provocando con el paso del tiempo la aparición de lesiones de desmielinización y posteriormente, cicatrices (placas) en distintos puntos del SNC.

El sistema nervioso, se puede ordenar en 2 grandes partes:

a) el central (SNC), ubicado dentro de estructuras óseas (cráneo y columna vertebral)

b) el periférico (SNP), fuera de estructuras óseas

Sistema nervioso humano
Cerebro y médula = sistema nervioso central (SNC)

El sistema nervioso central es la central de mando
Nervios en el resto del cuerpo = sistema nervioso periférico (SNP)
El SNP transmite órdenes a la periferia, p.ej. a los músculos o la piel.

 

El SNC está constituido por: el cerebro, el cerebelo, el tronco encefálico y la médula espinal y el SNP constituido por raíces nerviosas y nervios.

La desmielinización puede afectar zonas diversas del SNC y la distinta localización de las lesiones es la causa de la variabilidad y multiplicidad de los síntomas (trastornos motores, sensitivos, de la coordinación, del lenguaje, vesicales, intestinales, etc.).

Los nervios transmiten información entre las distintas regiones del cuerpo.

 

Lesión de la capa de mielina por células de defensa propias del organismo

En algunos casos, los síntomas son clínicamente evidentes pero en otros están más diseminados y son más subjetivos (fatiga, alteraciones cognitivas) hasta el punto de que, al menos inicialmente, son infravalorados por el médico y los familiares. Esto puede generar retrasos en el diagnóstico y frustración en el paciente que permanece incomprendido durante largo tiempo.

Existen diversas formas de la enfermedad, principalmente formas remitentes y formas progresivas. En las formas remitentes, la aparición de los síntomas va seguida de su remisión total o parcial. Esto significa que, en algunos casos, al menos desde el punto de vista funcional, la lesión puede regresar completamente; en otros, a pesar de observarse una mejoría, puede quedar cierto grado de lesión permanente. El intervalo entre una reagudización y la siguiente puede ser incluso de muchos años.

Por el contrario, en las formas progresivas no se producen episodios sucesivos de reagudización sino que la enfermedad evoluciona más o menos rápidamente mediante la aparición de síntomas siempre nuevos.

Es posible que formas inicialmente remitentes se transformen en progresivas con el paso del tiempo. Es muy difícil prever a medio y largo plazo el curso de la enfermedad.

Continúa leyendo para entender a la Esclerosis Múltiple >

No te olvides de visitar la sección...

Viviendo con EM

Mejora tu calidad de vida y la de tu familia. Siente nuestro apoyo a través de distintas actividades e información especializada. Viviendo con EM