Esclerosis Múltiple Entendiendo la EM

Guía de posibles síntomas > Afecciones intestinales

El intestino - ¿Cómo es y cómo funciona?

El intestino grueso, también conocido como colon, es la parte mas distal del aparato digestivo. Constituye el organo que toma parte de nuestra comida que no puede ser utilizada en el organismo y la prepara para ser desechada.
La principal acción digestiva comienza en el estómago y continúa en el intestino delgado. El alimento, que se mueve a través del aparato digestivo mediante una acción propulsora, se convierte en deshecho y agua al llegar al colon.
Cuando la materia fecal llega a la última parte del colon, ha perdido la mayor cantidad de agua que se encontraba presente en la parte superior del aparato digestivo. La materia fecal llega finalmente al recto y cuando el cerebro lo ordena, se elimina conscientemente del cuerpo con un movimiento intestinal a través del orificio anal.

Entre los posibles síntomas que vamos a conocer en esta sección, podemos encontrar:

Constipación y diarrea

Si el contenido del intestino se mueve demasiado rápido, no se remueve la suficiente cantidad de agua y la materia fecal llega al recto en forma blanda o líquida, conocida como diarrea. Si el movimiento de la materia fecal  es demasiado lento, el cuerpo debe absorber mucho agua, haciendo que la materia fecal se torne dura y, por ende, que su tránsito sea difícil.

Causas comunes: la diarrea y la constipación son frecuentes para los viajeros, resultantes del agua o alimentos desconocidos en mal estado, o simplemente debido al cambio de nivel de actividad acostumbrado. La diarrea también puede estar provocada por una infección viral; bacteriana o por parásitos.
En algunas mujeres, la constipación es un síntoma premenstrual y durante el embarazo.
El síndrome de colon irritable, también conocido como colon espástico, es una condición en la cual la constipación y la diarrea generalmente se alteran. Puede involucrar cólicos abdominales y dolores provocados por los gases. El síndrome de colon irritable es molesto pero no peligroso, y en general, está asociado con el estrés.

Constipación y Esclerosis Múltiple 

La constipación es el trastorno intestinal más común en individuos en Esclerosis Múltiple. Resulta muy fácil adquirir hábitos alimenticios pobres, inactividad física e inclusive depresión cuando una persona vive con EM. Esto puede provocar trastornos en el aparato digestivo. 

Pero este problema es más amplio. La EM puede provocar la pérdida de la mielina en el cerebro o en la médula espinal, un proceso de corto circuito que puede impedir o interferir con los signos del intestino hacia el cerebro indicando la necesidad de mover el intestino. 
Los síntomas comunes en la EM, como la dificultad para caminar y la fatiga crónica, pueden conducir a una disminución del movimiento de la materia fecal a través del colon. A su vez, si los músculos del piso pelviano están espásticos y no se pueden relajar, la función intestinal normal se verá comprometida. 
Y, por último, algunas personas con EM intentan solucionar algunos problemas del funcionamiento de su vejiga mediante la reducción de la ingesta de líquidos. La restricción de líquidos hace que la constipación empeore. 
Esto es tan común en la EM que el primer paso a tomar debe ser asistencia médica para los problemas vesicales  a fin de posibilitar la ingesta adecuada de líquidos, de vital importancia para las funciones intestinales.
La demora a largo plazo no constituye una opción válida. Más allá del obvio malestar provocado por la constipación, pueden surgir complicaciones. La materia fecal que se acumula en el recto puede ejercer presión sobre el sistema urinario, aumentando los problemas miccionales. Un recto estirado puede enviar mensajes que interrumpen aún más la función intestinal a la medula espinal. La constipación acentúa la espasticidad ,haciendo que el caminar se torne más difícil. Y la constipación puede ser la raíz del síntoma intestinal más molesto: la incontinencia.

Diarrea y esclerosis múltiple  

En general la diarrea es un problema menor para las personas con EM, en comparación con la constipación. Pero cuando esto ocurre, cualesquiera sean los motivos, en general está acompañada por la pérdida del control del esfínter.

La EM algunas veces da lugar a un excesivo funcionamiento intestinal que provoca la diarrea o anormalidades del esfínter que son causa de incontinencia. Esta condición puede tratarse con algunos medicamentos recetados por el médico 
Para una persona con EM, al igual que con cualquier otra, la diarrea puede indicar un problema secundario, como la gastroenteritis, una infección provocada por parásitos, o una enfermedad inflamatoria intestinal.

No es aconsejable tratar la diarrea recurrente sin asesoramiento.

Buenos hábitos intestinales 

Es mucho más fácil impedir los problemas intestinales estableciendo buenos hábitos que lidiar con la formación de un bolo fecal, incontinencia o dependencia de laxantes en un futuro.
Si sus movimientos intestinales se tornan cada vez menos frecuentes, es esencial que tome las medidas correspondientes. Se puede ayudar a impedir que los problemas relacionados con la constipación empeoren siguiendo los buenos hábitos intestinales que se detallan a continuación.

1. Beba suficiente cantidad de líquido: beba de dos a tres litros de líquido todos los días.

2. Incluya fibras en su dieta: la fibra es una sustancia que contiene agua y es resistente a la digestión. La fibra ayuda a que la materia fecal continúe su movimiento, aumentando su masa en el intestino y abandonándola con el agua.

3. Actividad física regular: caminar, nadar e inclusive los ejercicios en la silla de ruedas ayudan. Con la edad, el nivel de actividad de una persona en general decrece pero es importante realizar ejercicios en forma regular a cualquier edad o con cualquier nivel de discapacidad. 

4. Fijar un momento regular del día para el movimiento intestinal: el mejor momento del día es aproximadamente media hora después de comer, cuando el reflejo de vacío es más fuerte. Deje 20 o 30 minutos libres para esta rutina.

5. Evitar el estrés innecesario: sus emociones afectan su estado físico, incluyendo el funcionamiento del intestino. Tómese su tiempo, utilice técnicas de relajación y recuerde que una rutina intestinal exitosa en general tarda en establecerse.

Incontinencia

La pérdida total del control intestinal ocurre raras veces en las personas con EM. Es más probable que ocurra, según se menciona arriba, como un hecho ocasional.

Si la incontinencia se convierte en un problema ocasional, no se desaliente. El problema puede ser generalmente controlado pero tomará algún tiempo.

1. Trate primero los problemas de vejiga.
2. Consuma abundante fruta, vegetales, fibras, líquidos cada día.
3. Haga ejercicios.
4. Intente evacuar media hora después de desayunar todos los días.
5. Trabaje estrechamente con su médico y enfermero hacia una solución que funcione para usted.

Continúa conociendo los posibles síntomas de la Esclerosis Múltiple >

No te olvides de visitar la sección...

Viviendo con EM

Mejora tu calidad de vida y la de tu familia. Siente nuestro apoyo a través de distintas actividades e información especializada. Conocé más