Esclerosis Múltiple Entendiendo la EM

Guía de posibles síntomas > Trastornos cognitivos

Algunos síntomas, consejos y mitos:

Cerebro y mente

El cerebro alberga la personalidad, las emociones y el intelecto, atributos que hacen que seamos únicos.

La EM posee el potencial de afectar estas funciones cerebrales también, ya sea en forma directa o indirecta. Las primeras medidas a tomar para tratar los problemas intelectuales o emocionales con éxito implican tomar conocimiento de los mismos.

Emociones e intelecto

Los síntomas físicos, tales como el entumecimiento o los trastornos visuales, frecuentes en la EM, son en general el resultado de daños a áreas específicas y fácilmente identificadas en el cerebro y la médula espinal. A diferencia de ello, no siempre queda claro si los problemas emocionales constituyen una reacción psicológica a la enfermedad o son el resultado de los daños físicos a partes específicas del cerebro.

Los problemas en el funcionamiento intelectual o disfunción cognoscitiva pueden ser igualmente difíciles de evaluar. El intelecto es sensible a muchos factores tales como el envejecimiento normal y otras enfermedades o traumatismos.

El intelecto puede también verse temporalmente afectado por las tensiones, estrés emocional, depresión, trastornos en el sueño o fatiga. También se ve afectado por los trastornos nutricionales, por ejemplo el bajo nivel de glucosa en la sangre (hipoglucemia), y puede verse afectado por algunas drogas recetadas o por abuso de otras. Asimismo, muchos de estos factores pueden aparecer en forma conjunta. Funciones intelectuales que pueden verse afectadas. Aunque los investigadores aún se encuentran en el proceso de responder a esta pregunta, hay varios hechos demostrados. Los problemas relacionados con la memoria son aquellos sobre los que se informa con más frecuencia. La pérdida de memoria parece estar confinada en gran medida a eventos recientes.

La capacidad de razonamiento abstracto y de solución de problemas a veces también se ve afectada. Asimismo, la capacidad de analizar una situación, e identificar los puntos sobresalientes, planificar el curso de acción y ponerlo en práctica. Algunas personas con EM manifiestan que su razonamiento es, en oportunidades, poco satisfactorio.

La fluidez verbal también constituye otra área afectada en la EM. Los problemas de fluidez son diferentes de los problemas del habla en la EM, que retardan el habla o cambian la calidad de la voz. El problema de fluidez, en general, se manifiesta de una manera denominada "el fenómeno de la punta de la lengua". La persona desea expresar una palabra que tiene "en la punta de la lengua". Velocidad en el procesamiento de la información. Tanto la habilidad de la memoria como la fluidez requieren del rápido procesamiento de la información.

Consejos

Manifestarlos
Converse sus preocupaciones con su médico.

Comparta con otros
Con frecuencia, los temores acerca de un problema son mucho peores que la realidad. Para mantenerse al tanto de los hechos, formule preguntas, lea, asista a conferencias y converse con otras personas con problemas semejantes. El hecho de compartir ayuda a nivel emocional y práctico, comparar y aprender el modo en que otros sobrellevan el problema, puede ayudar a expandir los propios recursos de una persona y quitar la sensación de estigma.

Conviértalo en asunto familiar
Los familiares pueden no darse cuenta de que una persona con EM padece de cierta disminución del intelecto en virtud de esta enfermedad.

Pida ayuda si lo considera necesario
No todas las personas que padecen de ciertos lapsus en la memoria necesitan ayuda. Sin embargo, la asistencia o psicoterapia ayuda a las personas a lidiar con el impacto de los problemas intelectuales que repercuten en la autoestima y la vida cotidiana. También pueden ayudar con la depresión o la ansiedad que afecta indirectamente de modo adverso a la función intelectual.

Rehabilitacion

En los últimos años, el uso de rehabilitación cognoscitiva en la EM aumentó de manera sustancial, ya que los psicólogos, terapistas ocupacionales y patólogos del habla desarrollaron técnicas para algunos de los problemas más comunes.

Estrategias de compensación: la rehabilitación cognitiva contemporánea se centra en aprender la forma de compensar los lapsus. Las estrategias de compensación, al igual que sus primos físicos, el bastón y el andador, no tratan el problema subyacente. Ofrecen una alternativa, una forma asistida de desarrollar una tarea que se ha tornado difícil. En otras palabras, podemos no alterar el deterioro subyacente (la memoria debilitada, por ejemplo) pero aún podemos encontrar la manera de mejorar sustancialmente la función.

Mejorar la función: resulta tentador creer que una ejercitación adecuada puede fortalecer la memoria. Algunos métodos se basan en las teorías populares relacionadas con la "plasticidad" del cerebro: la capacidad de recuperarse del daño. Con algunas excepciones, estos métodos han demostrado que resultan desalentadores.

Ejercicios que ayudan: un programa amplio de rehabilitación cognitiva es probable que utilice una mezcla de estrategias de reentrenamiento y de compensación. Por ejemplo, los programas supervisados de prácticas graduadas pueden mejorar los niveles de atención y concentración. Esto establece la base para un uso más eficaz de las estrategias de compensación en las situaciones cotidianas.

Medicación:la investigación relacionada con el uso de medicamentos debe claramente continuar. En la actualidad, la farmacia tiene poco que ofrecer. Una droga que se ha sugerido es la pemolina, un "estimulante psíquico" ampliamente utilizado para tratar la fatiga en la EM.

Mitos

Mito: La EM no afecta el intelecto
La mayoría de las personas con EM nunca se verán afectadas por problemas intelectuales severos. Pero los problemas leves y moderados son bastante frecuentes. Muchos profesionales, sin embargo, aún creen a la idea de que el intelecto nunca se ve afectado.

Mito: Las personas con disfunción cognitiva están locas
La disfunción cognitiva no es un trastorno de la personalidad. Algunas personas pueden padecer problemas intelectuales y ser perfectamente normales a nivel emocional. Mientras que los problemas emocionales, tales como la depresión o ansiedad pueden afectar de modo adverso el intelecto, los problemas cognoscitivos no deberían atribuirse de manera automática a estos motivos.

Mito: El funcionamiento intelectual puede ser evaluado mediante la formulación de preguntas simples
La función intelectual debe ser evaluada empleando una batería de pruebas estándar administradas e interpretadas por alguna persona capacitada de manera adecuada.

Mito: Todas las personas con EM deberían realizar una evaluación cognitiva detallada
Esto no es así en absoluto. La evaluación amplia es necesaria solamente si surgen problemas y han sido descartados otros factores. (p. ejemplo: depresión).

Mito: Cuando aparecen problemas intelectuales, éstos empeoran rápidamente
Aunque se han completado unos pocos estudios a largo plazo, la experiencia clínica hasta la fecha sugiere que estos problemas avanzan con una lentitud inferior a la que se suponía que tenían.

Mito: Los problemas intelectuales solamente aparecen en las personas con discapacidades severas
Por el contrario, las personas con discapacidad física severa pueden no tener absolutamente ningún problema cognitivo y viceversa.

Mito: Los problemas intelectuales pueden aparecer solamente una vez que la EM está avanzada
Realmente existe poca relación entre la duración de la EM y la disfunción cognitiva severa.

Mito: Los problemas intelectuales pueden aparecer solamente en las personas con EM progresiva
Es probable que la disfunción cognitiva empeore en las personas con un curso progresivo, pero las personas con una EM remitente recidivante pueden también padecer estos problemas.

Mito: La exacerbación de la EM no compromete a las funciones intelectuales
Esto es falso. Las personas con EM pueden tener exacerbaciones en las cuales los problemas intelectuales empeoran dramática y rápidamente. Los mismos pueden luego mejorar a medida que la remisión continúa.

Mito: Las personas con problemas cognitivos relacionados con la EM son eufóricas
La euforia produce una falta de preocupación sobre uno mismo y tendencia a reírse tontamente y de manera inadecuada. La euforia puede encontrarse en personas con deficiencias intelectuales severas aunque esto es muy raro.

Mito: Los problemas cognitivos en la EM son similares a la enfermedad de Alzheimer
Esto no es así. La EM tiene poco en común con la enfermedad de Alzheimer. La disfunción cognitiva relacionada con la EM casi nunca es tan severa como la enfermedad de Alzheimer.

 

 

 

 

No te olvides de visitar la sección...

Viviendo con EM

Mejora tu calidad de vida y la de tu familia. Siente nuestro apoyo a través de distintas actividades e información especializada. Conocé más